Archivo de la etiqueta: battletoads

Grandes Compañías XXV: Rare

El origen de la conocida compañía Rare lo encontramos en 1982 en Twycross, Leicestershire en Gran Bretaña, cuando fue fundada por los hermanos Chris y Tim Stamper bajo el nombre de Ultimate Play the Game. Aunque en 1983 tuvieron algunos títulos para ZX Spectrum destacables como Jet Pac, no sería hasta 1984 cuando llegaría su verdadero éxito con la trilogía de Sabreman, en especial con Knight Lore, creando un nuevo subgénero de videoaventura con perspectiva isométrica, que terminaría asentando un estandar en los videojuegos de mediados de los 80 y que sería imitado por diversas compañías.

El éxito de la compañía hizo que ésta fuera muy golosa para otras más potentes por lo que, para evitar una compra de la desarrolladora, en 1985 vendieron los derechos del nombre Ultimate Play the Game a US Gold. De esta manera se refundarían como Rare dentro de la estructura de Ashby Computers and Graphics Ltd.

Aprovechando este cambio reflexionarían sobre la cercanía de la época en la que el Spectrum quedara obsoleto, por lo que fijaron sus miras en la NES, consiguiendo en 1987 la licencia para desarrollar juegos para la 8 bits de Nintendo. Decidieron aprovechar al máximo esta oportunidad y empezó una producción masiva de videojuegos que superaría los 40 títulos entre los que destacan la saga Battletoads, Sid Meier’s Pirates!, Arch Rivals, Beetlejuice, Super Off Road o Cabal.

De nuevo intentando no quedarse obsoletos, vieron una nueva oportunidad con la Super Nintendo, por lo que llegando mediados de los 90 bajarían su producción para prepararse al cambio estudiando los gráficos SGI. Estos avances en dicha tecnología asombrarían a Genyo Takeda de Nintendo y la compañia nipona ofrecio a Rare la posibilidad de entrar dentro de su entramado y poder usar los personajes clásicos de Nintendo para desarrollar juegos con una tecnología gráfica más avanzada. Éste sería el origen de Donkey Kong Country, una de las sagas más destacadas de la Super Nintendo y Nintendo 64, y que daría fama internacional a Rare. Dentro de esta época con Nintendo también entrarían títulos destacados como Goldeneye, Banjo-Kazooie o Killer Instinct.

En 2002 los hermanos Stamper venderían el 51% de Rare a Microsoft por 375 millones de dólares, pasando Rare a ser una de las desarrolladoras más importantes de Microsoft. De esta época destaca la saga Viva Piñata y fue parte esencial en el desarrollo del periférico Kinect. Aunque forma parte de la estructura de Microsoft, Rare también desarrolla para Nintendo DS, ya que Microsoft no tiene ninguna consola portátil que podría ser competencia.

En este vídeo podéis ver un homenaje a Rare:

Battletoads & Double Dragon: The Ultimate Team (1993)

El título que hoy analizamos se encuentra dentro de ese grupo de juegos que son toda una rareza en su concepción, pero que, sorprendentemente, funcionan razonablemente bien en el mercado. A priori, mezclar las franquicias de Double Dragon y Battletoads podría parecer impensable, pero eso es lo que nos ofrece Battletoads & Double Dragon: The Ultimate Team. Al igual que el título original de las ranas mutantes, el juego sería desarrollado por Rare, mientras que la publicación dependería de la plataforma y de la zona. Tradewest se encargaría de la distribución en EEUU (para Mega Drive, Super Nintendo, Game Boy y NES), mientras que en Europa el asunto estuvo más repartido: Nintendo se encargaría de la versión de NES y Sone Imagesoft de las versiones de Super Nintendo y Game Boy.

Tan bizarra mezcla de personajes y sagas no podía tener un argumento menos raro. Dark Queen, principal enemiga de Battletoads realiza un pacto con Shadow Boss, archienemigo de los hermanos Lee en Double Dragon. Juntos pretenden aunar fuerzas y hacerse con el control del Universo. Como no podía ser de otra manera, tanto las ranas mutantes como los hermanos Lee crean su propia alianza para ir en contra de esta amenaza.

Battletoads & Double Dragon: The Ultimate Team cuenta con siete niveles, lo que no quiere decir que nos encontremos ante un videojuego precisamente corto ya que, aparte de cada nivel tiene una longitud considerable, nos encontramos con uno de los shoot’em up considerados más complicados en su época. El juego nos permite elegir entre los dos protagonistas de Double Dragon y los tres de Battletoads. En este título, la elección del personaje es más relevante que de costumbre, ya que conservan muchas de las características de los videojuegos originales, tan diferentes uno de otro.

Aunque se conservan enemigos de ambas franquicias, el estilo está claramente inclinado por Battletoads. De hecho, al carecer el proceso de desarrollo de ninguna conexión con los creadores del Double Dragon original, existen algunas inconsistencias con el primer título, pero ninguna que afecte a la jugabilidad. Los gráficos siguen el patrón de Battletoads tanto en animaciones como en personajes y escenarios, por lo que nos encontramos con un resultado tan positivo como en el título original. Esto se hace más patente en las versiones de NES y Game Boy, donde nos encontramos con un nivel técnico muy superior a la media de los juegos de dichas plataformas.

Battletoads & Double Dragon: The Ultimate Team recibió buenas críticas en todas las plataformas, pero especialmente en las versiones de 8 bits, donde fue destacado como uno de los mejores títulos del año. El público también contestó bien a la oferta ya que, a pesar de su alta dificultad, se trata de un juego realmente divertido y con un destacado modo de dos jugadores. Por último, destacar que en 2008 UGO Networks le otorgó el puesto undécimo en la lista de los mejores “crossovers” de la historia del videojuego.

En este vídeo podéis ver cómo es el juego:

Battletoads (1991)

Battletoads fue publicado en Junio de 1991 por Tradewest. Su desarrollo fue llevado a cabo por Rare y sería distirbuida inicialmente para la NES, aunque más adelante se harían distintas conversiones. El objetivo de este videojuego era contrarrestar los exitosos títulos basados en la franquicia de Teenage Mutant Ninja Turtles. De hecho, las similitudes entre ambas franquicias son bastante sorprendentes, ya que el título del que hoy hablamos se encuentran protagonizado por unas ranas gigantes con amplios conocimientos de artes marciales. Aunque no llegarían al éxito mundial de la franquicia de las Tortugas Ninjas, lo cierto es que tuvo un éxito más que aceptable y se trataba de un beat’em up de lo más entretenido.

La sencillez es la principal característica del argumento. Las dos ranas antropomórficas protagonistas, Rash y Zitz, deben rescatar a sus amigos Pimple y la princesa Angélica de las garras de Dark Queen emperadora del planeta Ragnarok. Para ello contarán con la ayuda del profesor T. Bird y de su nave espacial conocida como The Vulture. En una grandiosa campaña de marketing, esta historia también fue publicada en forma de comics, lo que ayudó a dar a conocer el videojuego.

El sistema de juego se caracterizaba por su diversidad ya que, aunque la mayoría de los niveles se desarrollaban como un típico beat’em up bidimensional, también existían otro tipo de niveles. Entre ellos destacaban aquellos en los que teníamos que manejar algún tipo de vehículo y esquivar diversos obstaculos, y aquellso que se encontraban en 3D y teníamos que atacar directamente a la pantalla. Por otro lado había algunos niveles que estaban más cercanos al género de plataformas. En definitiva, un videojuego bastante completo en lo que a sistemas de juego se refiere.

En el apartado técnico nos encontramos con uno de los juegos de NES más sorprendentes. La calidad de sus gráficos era bastante superior a lo que se solía ver en esa máquina, destacando la variedad y fluidez de los movimientos. Los personajes estaban muy bien definidos y los escenarios contaban con mucha variedad y estaban repletos de detalles, aprovechando al máximo la potencia de la máquina.

La recepción por parte de la prensa especializada fue muy positiva, con grandes puntuaciones en las revistas del sector, en buena parte favorecido por una gran campaña de promoción. El público también lo aceptó de una forma considerable, a pesar de su gran dificultad. Su velocidad y su variedad de sistemas de juego lo convierte, posiblemente, en uno de los juegos más complicados que ha visto la 8 bits de Nintendo. Esta dificultad no era para nada progresiva y desde el primer momento nos encontramos con un gran reto.

En el mismo 1992 se lanzaría una versión para Amiga, mientras que la de Mega Drive aparecería en 1993. Un año más tarde aparecería una versión mejorada para recreativas en 1994, junto a una versión para Amiga CD32. La primera secuela aparecería en 1993 para Super Nintendo y Master System bajo el título de Battletoads in Battlemaniacs. Ese mismo año aparecería un curioso crossover bajo el título de Battletoads & Double Dragon, donde se mezclaban de una forma bastante bizarra los personajes de ambos juegos.

En este vídeo podéis ver cómo es el juego: