Abu Simbel Profanation (1985)

Dinamic completaría la trilogía iniciada por Saimazoom y Babaliba con Abu Simbel Profanation, un título con el que cambiaba la concepción de las dos entregas anteriores. Abu Simbel Profanation es un videojuego de plataformas pero muy encaminado hacia el género de la habilidad. Sería el título más conocido y de mayor éxito de la saga, coincidiendo con el gran despegue en ventas de Dinamic. El proyecto estaba liderado por Víctor Ruiz, contando con la colaboración de Snatcho, Florentino Pertrejo y Santiago Morga. Como sería habitual la portada fue creada por el famoso dibujante de cómics Alfonso Azpiri.

El intrépido explorador Johnny Jones se adentra dentro del templo de Abu Simbel, mandado construir por Ramses II, para descubrir todos los secretos que otros exploradores no han conseguido hallar. La profanación por parte de nuestro protagonista levanta las iras del espíritu de Ramses II, el cual lo hechiza y lo convierte en una extraña criatura. A Johnny Jones no le quedará más remedio que intentar descifrar el secreto de Abu Simbel para intentar buscar pistas de como volver a su estado normal.

Nuestro objetivo en el videojuego sera ir pasando por los diferentes pasadizos del templo hasta alcanzar la cámara final. De esta manera iremos pasando diversas habitaciones en las que observamos todo tipo de trampas: gotas de líquido corrosivo, volcanes, losas asesinas, arañas, serpientes, etc… teniendo como único arma nuestra habilidad e inteligencia para poder pasar por las distintas habitaciones. Pero no solo nos tendremos que ocupar de evitar los peligros, también habrá que ir recogiendo diversos amuletos y objetos que nos proporcionarán pistas para poder seguir avanzando en nuestra aventura.

El juego contaba con 45 pantallas que, aunque puedan parecer pocas, resultaban un reto enorme gracias a su gran dificultad. En el aspecto gráfico fue un videojuego destacado de la época, probablemente debido a la simplicidad de su planteamiento, los programadores pusieron verdadero énfasis en la creación de las habitaciones con diseños y trampas de lo más originales. Esto le valió unas críticas bastante positivas delas revistas especializadas de la época.

Abu Simbel Profanation fue creado inicialmente para ZX Spectrum, pero rápidamente fueron apareciendo versiones para Amstrad CPC (programada por el propio Victor Ruiz, Paco Martín y Luis Rodríguez) y MSX (programada por Gervasio Marcos y Elías Camina). Dado su gran calado en el público, Abu Simbel Profanation ha sido objeto de diversos remakes entre los que destacan el de M.A. Soft e Ignacio Pérez Gil, que podeis encontrar en la web de Computeremuzone.

En este vídeo podeis ver como era el juego en su versión de Amstrad CPC:

0 pensamientos en “Abu Simbel Profanation (1985)

  1. MASP

    Qué bueno, Jaimixx! Si antes lo menciono, antes lo comentas.
    La de horas que me habrá robado este juego en mi MSX. Toda una joya que aún se conserva estupendamente pese al paso del tiempo. Era dificilísimo. Había que medir los saltos con lupa para no perder de golpe y plumazo todas las vidas si pasabas a destiempo de una pantalla a otra, cada una de las cuales era un pequeño puzzle donde debías calcular muy bien los tiempos y recorridos de los enemigos. Aún usando el emulador y haciendo savestates cada dos por tres, me costó trabajo terminarlo.
    Y esas portadas de Azpiri que vendían por sí solas un videojuego. Los que no lo conozcáis, no lo dudéis, ya sea con el original o el remake gráfico mencionado, tendréis un clásico imperecedero.
    Un Saludo!

    Responder
  2. Claudio

    Añadir a tu post, que en aquella época los de Dinamic regalaban 300€ a los que llegasen a la pantalla final, que en mi opinión tendrían que haber dado unos 3000 o más, que este juego es muy dificil. Muy bueno, pero demasiado sufrido.

    Responder
  3. kanfor

    Mi hermano se lo acabó con 10 años, en… 1989, creo.
    Y no usó trucos.
    También se acabó el Camelot Warrios (“No temas jonhy, todo ha sido una horrible pesadilla”), el Army Moves, Robocop, etc…..

    Un genio, vaya.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *