The Punisher (1993)

En esta ocasión volvemos a revisar un gran éxito de los salones recreativos: The Punisher. El personaje creado por Gerry Conway es uno de los antihéroes más conocidos de la Marvel. La historia de Frank Castle es la de un hombre que pierde burtalmente a su mujer e hijos y decide acabar con el crímen imponiendo su propia ley. Su primera aparición data de 1974 en uno de los numeros de The Amazing Spiderman. A partir de ahí su gran carisma le proporcionaría un protagonismo propio y, aunque no sería uno de los personajes punteros de Marvel, tendría una buena legión de seguidores. En el mundo de los videojuegos no haría su aparición hasta 1993 en un producto desarrollado por la mítica Capcom en asociación con la división de entretenimiento de la propia Marvel.

Como solía ocurrir con los videojuegos basados en comics de la época se trataba de un beat’em up en el que el objetivo sera acabar con King Pin. La necesidad de implementar un modo de dos jugadores cooperativo, dotó al solitario de Frank Castle de un compañero: Nick Furia, uno de los agentes de SHIELD (Surpreme Headquarters International Espionage Law-enforcement Division). De esta manera, aunque se jugara de forma individual se podía elegir indistintamente a uno de los dos personajes, teniendo todos los movimientos y ataques comunes.

Al ser Capcom su desarrolladora, The Punisher cuenta con influencias de anteriores títulos de la compañía nipona, como es el caso del famoso Cadillacs & Dinosaurs. Los combates con los enemigos están basados en el cuerpo a cuerpo, si bien, este título destaca por contar con más armas de fuego a lo largo de la aventura, que lo que suele ser habitual dentro del género. La variedad de enemigos es bastante interesante, destacando especialmente los jefes de final de fase. Muchos de estos enemigos no tenían relación directa con los comics originales, estando diseñado bajo los estándares de los beat’em up.

Técnicamente destaca sobre otros títulos similares, en especial en el apartado gráfico. Los personajes son bastante más grandes de lo normal y cuentan con unos movimientos muy fluidos. La introducción de la historia se realizaba con el típico sistema de acompañar con texto y diálogos algunos momentos del juego no interactivos. Por otro lado para darle una mayor atmósfera de comic, nos encontraremos las típicas onomatopeyas, pero solo en el caso de usar armas, ya sean de fuego o no. El apartado sonoro no destacaba especialmente, con el catálogo de efectos de sonidos clásico y una banda sonora frenética pero bastante olvidable.

The Punisher llegaría a los salones recreativos en forma de las conocidas máquinas CPS-1 (fabricadas por la propia Capcom), que contaba con el sistema de audio QSound. Dicho sistema implementaba una algoritmo especial que permitía dar una sensación tridimensional con el sonido, básicamente los primeros pasos antes de llegar al sistema 5.1. En 1994 se lanzaría la única versión doméstica que existe, sería para la Mega Drive de Sega y su desarrollo fue a cargo de Sculptured Software. Aunque se basaba en el videojuego original, contaba con limitaciones significativas debido a su inferior hardware.

En este vídeo podeis ver como era el juego:

0 pensamientos en “The Punisher (1993)

  1. Dani

    Dios, qué grande. Me encantaba este juego y, la verdad, sí destacaba por encima del Knights of the Round y el Cadillacs & Dinosaurs en dos cosas: los gráficos (es cierto, el tamaño de lso personajes era bastante más grande pero, además, todo me parecía más currado) y lo del uso de armas de fuego, que era muy habitual comparado con los demás y que era algo lógico siendo quien era el prota.

    Gran juego y buen post.

    Responder
  2. el_Vania

    Coincido con Dani. Puede que mi favorito de las máquinas… gracias a él pasé inolvidables pirolas tratando de apurar esas 25 pesetas de la partida para llegar a zurrar a KingPin.
    Hoy en día es un clásico que no dudo en disfrutar en mi minirecreativa.
    ¿Qué es eso de minirecreativa?
    Pues entra en minirecreativas.com

    Responder
  3. Steiner Copete

    Mucha gente tiene un libro de cabecera. Pues este es mi videojuego de cabecera. A eso se le suma mi amor por los cómics de Frank Castle. Tanto que en mi blog hice una comparación de las escenas del videojuego con las del cómic donde se basaban (SPAM). Lo dicho, gráficos supremos, jugabilidad mil y carisma a tope.

    Responder
  4. Mario

    Uff, pues no me lo he pasao yo veces ni nada. En las recreativas un amigo y yo no nos gastábamos más de 5 duros!! Porque además el jefe final, Kingpin, tenía un bug y de un sólo golpe lo matabas 😛

    Por cierto, el vídeo que has puesto ya no va :S

    Responder
  5. MASP

    Un amiguete y yo nos pegábamos unas viciadas del 15 a éste juego. Nos lo llegamos a pasar junto al “Kinghts Of The Round”. Toda una joya que esta misma semana reviviré cuando termine con el “Magician Lord”, al que me he picado por culpa de un post anterior. Saludos 😉

    Responder
  6. Bac Hylon

    Qué caña el Punisher… la de buenas tardes que me habré pasado intentando pasármelo… ¿Qué es eso del bug de Kingpin? Caramba, qué bien me hubiera venido saberlo en su día :-DDDD

    Por cierto, Nick Furia no es sólo “uno de los agentes” de SHIELD, es el Director de la misma, el jefazo a cargo de la organización 😀

    Responder
  7. Mario

    Buengo bug, o error de programación mejor dicho, el caso es que llegabas a duras penas a la última pantalla, Kingpin te soltaba la parrafada y al primer toque que le arreabas, la vida del tipo se acababa, jeje, así estaba chupado pasarse el final. Pero no creo que se extendiese a todas las máquinas recreativas, imagino que estaría sólo en la que nuestro colega y yo jugábamos.

    Responder
  8. Casidiablo

    Excelente juego y cuanta nostalgia me trae. Buenos gráficos, buena trama, excelente jugabilidad, bastante divertido… sin duda un clásico. Aún hoy en día, y después de tantos años, lo sigo jugando.

    Gracias por el post, un saludo!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *