Michael Jordan in Flight (1993)

La increible fama de Michael Jordan en el mundo del baloncesto ha provocado que haya tenido una relación muy especial con el mundo de los videojuegos. Jordan gestionaba sus propios derechos de imágenes, quedando al márgen de la NBA en ese sentido, por lo que existieron diversos juegos que no podían contener el nombre de este jugador. Así, en muchas de las ediciones de Nba Live en los Chicago Bulls aparecía un misterioso jugador llamado “Roster Player” y en PCBasket podías fichar a un tal “Mike J.”. Así, Michael Jordan cedió licencias para videojuegos centrados en su persona como Space Jam, Jordan vs Bird: One on One o el propio Michael Jordan in Flight. El videojuego fue desarrollado por Dro Soft y distribuido por Electronics Arts para PC en 1993.

Michael Jordan in Flight nos presenta un videojuego de baloncesto con encuentros de 3 contra 3, donde Michael Jordan será el único jugador real que existe, ya que no contaba con más licencias de la NBA. El juego nos permite jugar tanto partidos sencillos, donde podremos elegir los cuatro miembros de nuestro equipo y del rival (uno para el banquillo), como torneos, donde los equipos rivales serán generados aleatoriamente. Los partidos son desarrollados a media cancha, con la necesidad de salir de la zona de triples para poder realizar jugada de ataque.

El control del juego se hacía un tanto complicado en un principio y estaba bastante lejos de ser realista, requeriendo de una cierta experiencia a la hora de exprimir la diversión del juego. Pero el principal activo que tenía Michael Jordan in Flight era la novedad tecnológica que suponía, ya que sería uno de los primeros videojuegos de baloncesto desarrollado enteramente en 3D. Esto provocaba un problema, ya que se requería una máquina potente para la época (66 Mhz) y aún así se tuvieron que hacer recortes para que el límite no fuera mayor.

Nos encontramos con una cámara móvil en tres dimensiones que va siguiendo el juego desde la parte de atrás del jugador que controlemos. El motor 3D conseguía un movimiento de cámara bastante fluido gracias a la eliminación de muchos elementos, ya que ni había público, ni pabellón ni nada. El fondo de la pista era totalmente negro y tan solo estaba dibujado lo que era la cancha propiamente dicha. Esto puede parecer un disparate hoy día, pero era la única manera de que en aquella época fuera capaz de procesar el motor.

El diseño de los jugadores peca de sencillo y sus movimientos son un poco extraños, aún así el conjunto resultó bastante sorprendente en un mercado acostumbrado a diseños bidimensionales. A fin de cuentas Michael Jordan in Flight sería superado en poco tiempo pero supondría una primera piedra. En el aspecto sonoro nos encontramos con un resultado deficiente, con una banda sonora horrible y unos efectos de sonido que se limitan a bote, ruido de zapatillas deportivas, golpe en la canasta y un público que está callado hasta que se anota un tanto. Por otro lado, en ciertos momentos podíamos ver imágenes digitalizadas de Michael Jordan felicitándonos por conseguir una buena jugada.

En este vídeo podeis ver como era el juego:

0 pensamientos en “Michael Jordan in Flight (1993)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *