Eternal Champions (1993)

En pleno éxito de los tres juegos de lucha más conocidos,Street Fighter II, Fatal Fury y Mortal Kombat, Sega intentó meter la cabeza en un género de dificil acceso por aquella época. En parte vino empujado por el retraso de la versión para Mega Drive de Street Fighter II (aunque acabaría llegando ese mismo año) e intentó conseguir buenos resultados intentando crear el juego más completo del género. Esto le valió el beneplácito de la crítica, pero al público era dificil sacarlo de la tripleta de juegos que arrasaba en todo el mundo y, aunque no fueron del todo malas, las cifras de ventas estuvieron por debajo de lo esperado y no tuvieron nada que hacer cuando se lanzó Street Fighter II para la 16 bits de SEGA.

El argumento está protagonizado por los nueve luchadores más míticos de toda la historia que, debido a que murieron de forma injusta y antes de tiempo, fuerzas extraterrestres le dan una segunda oportunidad de vida. Para ello crean un torneo en el que el ganador será premiado con la resurreción para volver a la Tierra y vengar su muerte.

Eternal Champions intentó coger lo mejor de cada uno de los títulos punteros de género. Aparte del propio torneo, existía un modo entrenamiento en el que el personaje se metía en una sala de práctica donde practicar sus golpes con una bola voladora. Por otro lado contaba con “fatalities”o “overkills”, para ejecutar una muerte especialmente espectacular al final del combate. Con el sistema de control también pretendían desmarcarse, siendo las diferentes técnicas ejecutadas mediante una combinación de botones o utilizando tiempos de carga (en el que no nos podían tocar) para ejecutar golpes especiales.

Cada uno de los nueve luchadores tenía tanto técnicas como fatalities bien diferenciados. Las técnicas de cada uno venían relacionadas con su actividad en vida, existiendo ninjas, luchadores de kickboxing, espías, etc… Esto nos proporcionaba una gran variedad de situaciones, como ejeplo se pueden contabilizar hasta diecisiete overkills distintos, dependientes también del escenario donde se realicen. Eternal Champions no reparó en gastos en su parte técnica. Contaba con unos gráficos más que correctos tanto en el diseño de personajes como de escenarios, con unas animaciones muy variadas. El apartado sonoro era realmente destacado, en especial en lo que se refiere a la múscia, con alguno de los temas más recordados entre los fans de Sega.

A pesar de una grandiosa campaña de marketing en EEUU (se llegarón a publicar comics, cromos y se planeó una serie de animación), no terminó de cuajar en el público. Aún asi, se edito una versión mejorada para Mega CD que, entre otras, triplicaba el número de fatalities. En 1995 se publicaría Eternal Champions: Challenge from the Dark Side, en exclusiva para Mega CD, aunque la falta de éxito del complemento de Mega Drive hizo que no fuera muy conocido. Para SEGA Saturn se llegó a anunciar Eternal Champions: The Final Chapter, pero se canceló el proyecto para apoyar el lanzamiento de Virtua Fighter.

En este vídeo podeis ver la presentaciónb del juego:


Y en este otro los distintos personajes:

0 pensamientos en “Eternal Champions (1993)

  1. javier-caspito

    Pues yo fui uno de los ompradores. Me lo pasé bien con él, pero te dejas una cosa al explicar el argumento: el que ganase el torneo sería una especie de Dios supremo, en una época en que el mundo agonizaba. Por otra nparte yo en su momento recuerdo que me gustaron muho dos juegos basados en lucha de distintas épocas: Este y World Heroes. Al final megustó mas el segundo.

    Responder
  2. Leo

    Esos escenarios!!! eran muy grandes comparados con los SFII o Killer.

    Quizás los personajes no tenían tanto carisma y la estética era muy oscura.
    Pero de todos modos era frenético.

    un saludo.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *