A Toda Máquina XIII: MSX

El MSX fue un ordenador de 8 bits de origen japonés que tuvo un gran éxito tanto en su país como en España, Francia, Rusia, Paises Bajos y Sudamérica, siendo más desconocido en EEUU debido a la supremacia del Commodore 64 y a que a las empresas niponas no les interesó realizar un enfrentamiento directo en el mercado de los ordenadores personales. De hecho en ese país solo llegaron algunos modelos distribuidos por Yamaha y Spectravideo, utilizados principalmente como herramientas MIDI. En el resto de Europa su éxito se vio frenado por estar el mercado copado por el Commodore 64 y el ZX Spectrum.

Su origen se encuentra a principio de los años 80, cuando Japón empezaba a convertirse en un referente económico mundial, en especial en el mundo tecnologico. Su anuncio oficial data del 27 de Junio de 1983, contando con el apoyo de muchas empresas niponas, decididas a introducir los ordenadores en sus actividades, MSX se planteó como un estandar en computación, de tal manera que diversas empresa pudiesen fabricar ordenadores con similares características y compatibles entre si. De esta manera nos encontraremos con MSX fabricados por compañías tan diversas como Sony, JVC, Yamaha, Daewoo, GoldStar, Panasonic, Sharp, Casio, Canon, Sanyo o Philips. Aunque no consiguió difundirse mundialmente,fue uno de los primeros intentos serios de estandarización de tecnologías.

El primer modelo de MSX contaba con un micro Z80 a 3.58 Mhz, 32 KB de ROM y hasta 128 KB de RAM. Tenía una ranura para cartuchos, si bien permitía la conexión de casé para poder hacer copias de los programas (para los cuales se podía programar en MSX-BASIC, desarrollado por Microsoft). Por otro lado permitía el uso del sistema operativo MSX-DOS, compatible con el sistema de ficheros de MS-DOS. Gráficamente permitía resoluciones de hasta 256 x 192 con una paleta de 16 colores.

Posteriormente se lanzaría el MSX2, que aumentaba la RAM hasta 512 KB aunque con el mismo micro. Gráficamente aumentaba la resolucíon hasta 512×212 en el modo 16 colores, aunque si queríamos la paleta de 256 colores la resolucíon se reducía a 256×212. Como periférico incluía en esta ocasión una disquetera de 3.5”. Existió un modelo MSX2+ que podía llegar hasta los 5.37 Mhz y a una paleta de colores de 19268. El último modelo en salir fue el MSX Turbo-R, exclusivamente en Japón, con una velocidad de 7.16 Mhz y totalmente retrocompatible.

0 pensamientos en “A Toda Máquina XIII: MSX

  1. Cancamuso

    ¡Menudo maquinón! Aún recuerdo esas alucinantes partidas al Metal Gear en casa un amigo. Gracias a los dioses, el mundo de la emulación nos permite resucitar algunos de los míticos títulos que sacaron para este sistema. ¡Saludos!

    Responder
  2. Anaxagoras

    Siempre me han llamado la atención estas máquinas. Sobre todo porque en mi barrio cuando era chaval se hablaba de ellas como que eran la leche, ¡pero ninguno teníamos ninguno! De hecho servían para zanjar las “rivalidades” entre Spectrumeros y los de amstrad. “Mi Spectrum es mejor”, “pero mi Amstrad tiene más colores”, “si pero parecen bloques de lego”, y así todo el rato hasta que alguno decía “los mejores son los MSX” y ahí callábamos… 😉

    Responder
  3. morri

    Mi primo lo tenía y cuando era pequeño bajaba a jugar a su casa. La verdad es que en aquella época era fascinante el tema de que aceptara cartuchos. Me encantaba el Penguin Adventure que luego descubrí que también estaba para NES. Yo era apenas un crío pero me acuerdo vagamente, hace ya tres años o así escribí un post en mi web sobre el MSX, pero no en plan técnico. Y es que el soniquete “oiooo gruiii” de los cassettes me marcó.

    Saludos!

    Responder
  4. el_Vania

    Sin duda alguna, el mejor micro de 8 bits de la historia, pese a quien pese.
    De vez en cuando, si veo que el emulador BlueMSX no me acaba de satisfacer, saco mi Sony HB F700 del desván y lo conecto a la tele del salón.
    Diossss!!

    MSX ROCKS!

    Responder
  5. Rass

    No surgieron problemas por derechos de autor o infraccion contra patente?, imagino que entre tantas empresas algo pudo haber salido muy mal.

    Articulo muy interesante, es la primera vez que visito este blog, y tal parece ser que no es el único articulo bueno. Saludos!.

    Responder
  6. osises

    No hubo problemas de patentes. En un principio la creadora del sistema fué la marca ASCII, que consiguió unir a otras como Spectravideo (de cuyos diseños se basaron para MSX), junto a varias como Sony, Panasonic, Sanyo, Daewoo, Yamaha… y un largo etc; Además consiguieron que Microsoft se uniera aportando el sistema operativo llamado MSX DOS, basado en MS-DOS y compatible con CPM. Existía un contrato de colaboración en el que estaban obligados a construir los equipos totalmente compatibles entre ellos, lo que permitía que todo tipo de ampliación o mejoras respecto a los diseños originales fueran mantenidos y soportados por todas las marcas. Todas ellas eran susceptibles de aportar estas mejoras y algunas de ellas, como Yamaha con sus chips de sonido, probaban todos sus nuevos diseños en el sistema como si de un banco de pruebas se tratara.
    Esto dió suficiente experiencia a determinadas marcas para proyectos posteriores, como Sony con Playstation, que, antes de la fabricación de MSX por su parte, no tenía practicamente experiencia en el diseño y fabricación de equipos informáticos.
    Las marcas fueron abandonando progresivamente el sistema con el paso del tiempo, siendo Panasonic la última y única en fabricar MSX TurboR, abandonandose comercialmente el sistema sobre el año 1992.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *