Donkey Kong Country (1994)

Dentro de la filosofía de Nintendo está el hacer un juego dedicado a sus más míticos personajes por cada consola que van lanzando. De esta manera podemos encontrar para las distintas consolas que ha tenido, sus propias versiones de Super Mario Bros, Super Mario Kart, Metroid… normalmente siguiendo unos esquemas de juego parecidos y basando las diferencias en el potencial técnico. Pero hay un juego que se escapó de esta línea al intentar buscar una versión nueva de Donkey Kong para la Super Nintendo. Se trata de Donkey Kong Country (Super Donkey Kong en Japón), un título que, no solo cambiaba el concepto del videojuego original (de hecho no contaría con la participación de Shigeru Miyamoto), sino que se convertiría en uno de los plataformas más importantes de la historia de los videojuegos.

Donkey Kong Country fue desarrollado por la compañía Rare y distribuido por la propia Nintendo en Noviembre de 1994 para todo el mundo. En esta aventura el protagonista positivo es Donkey Kong, que contará con la colaboración de Diddy Kong. Su objetivo será recuperar el cargamento de bananas que ha sido robado por King K. Rool y los Kremlings. La aventura se desarrollará en la Isla Donkey Kong a lo largo de siete mundos, en un sistema de mundos y niveles, típico de los videojuegos de plataformas de Nintendo.

El sistema de juego es muy similar al de otros plataformas bidimensionales de scroll horizontal. Diversos enemigos saldrán a nuestro encuentro y deberemos ir acabando con ellos saltando sobre ellos. Podremos ir cambiando de personaje indistintamente según nos vaya conviniendo. Durante el videojuego habrá diversos elementos que podremos utilizar para completar nuestra aventura, como montarnos a lomos de diversos animales como rinocerontes o peces espada, o en una carretilla minera al más puro estilo Indiana Jones. Como en todo plataformas que se precie, al recoger cien bananas conseguiremos una vida extra.

Pero es en el acabado técnico donde Donkey Kong Country dejó a todo el mundo boquiabierto. Sería uno de los primeros videojuegos para videoconsolas en utilizar gráficos prerrenderizados en 3D. Para ello se utilizó un carísimo sistema SGI que puso a Rare al borde del precipicio, dependiendo mucho de las ventas del juego. El aspecto visual era grandioso, con unos escenarios y personajes que daban una sensación de profundidad no vista hasta entonces y unos movimientos realmente suaves, que permitieron a los fans de Nintendo hablar de la supremacía técnica de la Super Nintendo sobre la Mega Drive. La banda sonora del juego fue compuesta por Robin Beanland, Eveline Fischer y Dave Wise, llegando a ser tan popular que se editó en CD bajo el título de DK Jamz.

La calidad del juego siempre ha sido motivo de polémica, mientras unos afirman que es uno de los mejores plataformas de la historia, otros creen que es uno de los más sobrevalorados. El propio Shigeru Miyamoto criticaría el juego afirmando que Donkey Kong Country era la demostración de que los jugadores tolerarían un videojuego con jugabilidad mediocre, mientras que el apartado artístico fuera notable. Miyamoto se desdiría de estas desafortunadas declaraciones afirmando que estaba presionado por Nintendo para la promoción de Super Mario 2: Yoshi’s Island.

Sea como fuere, lo cierto es que Donkey Kong Country fue un bombazo, convirtiéndose en el segundo videojuego de Super Nintendo más vendido tras Super Mario World. Las secuelas llegarían en 1995 y 1996 con Donkey Kong Country 2: Diddy’s Kong Quest y Donkey Kong Country 3: Dixie Kong’s Double Trouble!. La Game Boy tendría su propia saga de videojuegos basados en este bajo el título de Donkey Kong Land. En 1999 aparecería la versión para Nintendo 64, Donkey Kong 64 y en 2005 Donkey Kong Jungle Beat para Game Cube. Actualmente se puede jugar al título original en la Wii mediante el Virtual Console.

En este vídeo podeis ver como era el juego:

0 pensamientos en “Donkey Kong Country (1994)

  1. Angel L. Valero

    Yo me compré el de la Game Boy Advance, que era igual que el de Super Nes. Recuerdo que siempre quise ese juego pero no lo compré porque valía un huevo. Cuando salío para GBA vi el cielo abierto.

    Responder
  2. morri

    Recuerdo perfectamente la ilusión que me hizo cuando me regalaron este juego para reyes el año que salió. Además lo recuerdo porque un mes antes o así, me habían regalado el NBA Live 95 y el pobre NBA quedó relegado durante unos cuantos meses por el gorila, ¡qué juegazo! Y además con algunas pantallas realmente difíciles, la de los barriles y la nieve es desesperante…

    Al cabo de los años lo he jugado en el emulador y soy incapaz de pasármela, no sé cómo hice de pequeño para pasarla… XDDD

    Responder
  3. The Watcher

    Ah, pues a mí no me parecían juegos especialmente difíciles (el primero lo era más que los otros dos, eso es cierto), pero hoy todavía me quedo flipado de lo que fueron capaz de hacer con esa pedazo de consola que era la Super Nintendo en esta serie de juegos.

    Responder
  4. javier-caspito

    Los gráficos en su momento eran la leche, pero lo que es atemporal, es lo divertido que resulta. Hoy, por obra y gracia de los emuladores tenemos al alcance de la mano auténticas joyas.

    Responder
  5. Víctor Sánchez

    Saludos.

    Yo también tuve el juego desde su lanzamiento y hay que reconocer que muy difícil no era. Pero eso no era óbice para que estemos hablando de uno de los mejores juegos del catálogo de SNES, con unos gráficos impresionantes, un sonido maravilloso (¿quién no recuerda la música de las pantallas acuáticas) y unos momentos jugables impresionantes (la fase de la vagoneta fue un auténtico flipe durante mi cumpleaños, aquel año).

    De lo que dice Miyamoto, pues ya veis. Que diga lo que quiera, porque no me parece muy lógico decir que este juego no tenía una buena jugabilidad

    Saludos.

    Responder
  6. Gon

    Hace unos días desempolvé mi vieja SNES para rejugar este cartucho, comprado recientemente por eBay, y está siendo toda una gozada volver a experimentarlo… En su día me enganchó barbaridad y ahora sé por qué xD Un saludo, jugones

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *