Super Mario Bros. 2 (1988)

El lanzamiento de la primera secuela de Super Mario Bros. fuera de Japón es del todo curiosa. Aunque en Japón ya se había lanzado una segunda entrega dos años antes, los responsables de Nintendo pensaron que el videojuego resultante resultaba excesivamente complejo para los jugadores menos experimentados en el resto del mundo. De esta manera se decidió lanzar un videojuego distinto bajo el título de Super Mario Bros. 2, tratándose de un remake del videojuego Yume Kōjō: Doki Doki Panic, con una familia árabe como protagonista y que también contaba con Shigeru Miyamoto como principal responsable. De esta manera, al resto del mundo llegaría un videojuego con diferencias sensibles en el sistema de juego y no pudieron disfrutar de la secuela original hasta 1992, cuando dentro del recopilatorio Super Mario All Stars para SNES, se incluía Super Mario Bros: The Lost Levels, que no era más que la segunda entrega original. De la misma manera, Japón disfrutaría de la versión modificada bajo el título de Super Mario USA.

El argumento del juego era un tanto bizarro, en buena medida para justificar algunas situaciones extrañas provocadas por el remake(que apenás fue modificado). Una tarde Mario tiene un extraño sueño en el que ve una enorme escalera que lleva a una puerta. En cuanto abre la puerte entra en un extraño mundo desconocido para él, en el que escucha una voz que le da la bienvenida a Sub-Con (nombre derivado de “Sigmund Freud’s subconscius”), la tierra de los sueños y que le pide que acabe con Wart que se ha apoderado de Sub-Con. Poco después, Mario se despierta y comenta a sus amigos su sueño, llendo después de picnic. Una vez allí encontrarán una cueva con una escalera exactamente igual que con la que soñó Mario, abriran la puerta y entrarán en el mundo de Sub-Con.

Super Mario Bros. 2 nos permite elegir entre cuatro personajes: Mario, Luigi, Toad (un sirviente del reino Champiñon) y la princesa Peach, teniendo cada uno habilidades especiales diferentes. Luigi puede dar saltos de gran altura, la princesa Peach puede suspenderse en el aire de forma momentánea, Toad posee una gran habilidad y Mario es una representación equilibrada de las distintas habilidades. Esta elección de personajes viene derivada del juego original, donde podíamos elegir a cualquier miembro de la familia árabe, siendo el único videojuego de la saga de Super Mario Bros. que cuenta con la princesa Peach, como protagonista activa del juego.

Aunque en un primer momento el aspecto del videojuego es muy similar a otros de la saga, cuenta con elementos diferenciadores. Por un lado tenemos un movimiento exclusivo de esta entrega, el “power squat” que, al dejar pulsado el pad hacia abajo unos segundos, acumula energía para realizar unos saltos más altos. Otro elemento novedoso es la habilidad de poder coger diversas verduras del suelo para posteriormente lanzárselas a los enemigos y acabar con ellos. Aunque lo que mas sorprende es que, en esta ocasión, saltar encima de los enemigos no es un ataque y, simplemente, nos quedaremos encima de ellos.

También contamos con una barra de vida, en vez de las vidas típicas de las aventuras del fontanero bigotudo. Tampoco contamos con el límite de tiempo y los diferentes powerups cambian sus funciones (por ejemplo, las setas solo nos aumentarán la barra de vida). También podremos volver sobre nuestros pasos al contrario que en otras entregas de la saga, donde no podíamos mover el “scroll” de forma invertida. Todas estas diferencias provocarían que Super Mario Bros. 2 fuese considerado por muchos fans como la oveja negra de la saga, lo cual no es de todo justo porque, a pesar de haber un cambio sustancial respecto al sistema de juego, nos encontramos con un estupendo videojuego de plataformas que probablemente aportara novedades más interesantes que la segunda entrega japonesa.

En este vídeo podeis ver como era el juego:

0 pensamientos en “Super Mario Bros. 2 (1988)

  1. JuMaFaS

    Estos japos, parece que les encantan los juegos difíciles, pero se colaron con eso de no sacar el SMB2 porque les parecía demasiado difícil para los occidentales. ¬_¬

    Responder
  2. ElRoSSo

    Pues yo odio soberanamente éste título, y como ya comenté hace tiempo, un juego de Mario en el que vas con la princesa tirándole nabos a los bichos me resultaba cuanto menos, perturbador.

    Tendrían que haber sacao el “Lost Levels” como se llamó por aquí más tarde en el pack ese de Super Nintendo y dejarse de tanta parida localizando el juego ese del crío con la chapela de Piccolo, pero bueno, ya se sabe lo que pasa con las diferencias entre mercados, que en Europa y América estamos amariconaos con respecto a los japos.

    Responder
  3. mugiwara

    Pues a mi este juego me encantaba, nunca entendi el porque de ponerlo a parir por parte de tanta gente. Y por cierto, si la idea era un juego asequible para los occidentales, no se si la elección fué realmente acertada, porque el SMB2 era más bien tirando a jodido comparado con el primero o el tercero…

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *