A Toda Máquina I: Commodore 64

Vamos a empezar una nueva serie de reportajes sobre las distintas plataformas que han existido. Como primera entrega empezaremos por el que, quizás, sea el ordenador de 8 bits más mítico y conocido (con permiso del ZX Spectrum). A pesar de que despues vendría el Commodore 128, con mayores capacidades, es el modelo de 64K el que se ha quedado en nuestras retinas.

Aunque fue lanzado en 1982, su origen se encuentra un año antes cuando una subsidaria de Commodore especialista en circuitos integrados, llamada Mos Technology Inc., comienza el proyecto de creación de los circuitos gráficos (VIC-II) y de audio (SID) de una nueva generación de videoconsolas. El primer proyecto fue creado en Japón por Yashi Terakura llamado Commodore MAX Machine que al final sería cancelado. Depués uno de los creadores del VIC-20 (Bob Russell) y uno de los del SID (Bob Yannes) deciden, con el apoyo de Charles Witerble y Al Charpentier, desmarcarse de la línea de la compañía y crear un sucesor del VIC-20. Se pretendía diseñar un ordenador con 64Kb de Ram, que por aquella época valían 100$, con la previsión de que los precios bajarían antes de que empezara la producción. De esa manera nació en 1982 el Commodore 64.

El Commodore 64 tuvo una presentación espectular ante los ojos incrédulos de las compañías rivales que no podían creer como pdían vender una máquina tan potente al precio de 599$. Esto era gracias a que MOS pertenecía a Commodore, por lo que el coste de producción era de 135$. El resultado de ello fue un gran éxito de ventas a lo largo de todo el mundo y una proliferación de nuevas versiones mejoradas, así como las distintas versiones posteriores con una cantidad de RAM mayor, como fue el caso del Commodore 128.

Utilizaba tanto unidad de cassette como disquetera, existiendo expansiones para cartucho. Su oferta de aplicaciones era de las más amplias del mercado incluyendo juegos, gráficos, etc… Contaba con un intérprete del lenguaje BASIC que permitía crear al usuarios sus propias aplicaciones. Su paleta de colores era de 16, su velocidad de reloj no llegaba a un MegaHertzio. Era muy versátil a la hora de conectarle periféricos como joysticks, puertos series, salidas de television, video compuesto y salida DIN de audio de alta fidelidad.

Este computador se convertiría en todo un mito de la década de los 80 y hoy en día existe una amplia comunidad de nostálgicos usuarios que disfrutaron con su amplio catálogo de juegos o creando los suyos propios con BASIC, asi como comunidades musicales basada en el C64. Para muchos no ha existido en la historia de la informática un computador tan versátil gracias a su facilidad de expansión.

En este vídeo podéis ver uno de los anuncios de la época promocionando el C64:

Y en este otro el contenido del disquete DEMO de la versión alemana que pretendía mostrar las amplias capacidades gráficas que tenía:

Y en este algunos de los juegos más clásicos de este ordenador:

8 pensamientos en “A Toda Máquina I: Commodore 64

  1. encefalogramaplano

    Yo fui un niño con suerte. Pude disfrutar tanto del Spectrum 48k teclado de gomas como del Commodore 128d (con unidad de disco incorporada). Fantásticos ordenadores. La banda sonora del Las Ninja, al menos el primero, era brutalmente buena. En general tengo muy buenos recuerdos de las bandas sonoras de Commdore 64 😀

    Responder
  2. Nick Furia

    Increíble lo que se podía hacer con tan poco. Sentaron las bases de la diversión electrónica actual, aunque jamás llegarán a lo que esos juegos significaron en aquella época. Ahora son bienes de consumo, antes eran un símbolo para toda una sociedad…

    Dios, qué epicidad, me voy a echar a llorar!!!

    Recomiendo una película: The Last Starfighter para saber cómo se vivía estos temas en los ochenta.

    Benditos ochenta, God Bless.

    Fuerza y honor, snif, snif.

    Responder
  3. PEMM

    Aun lo tengo guardado en una caja hasta que mi hijo crezca y se de cuenta de que efectivamente la humanidad evoluciona aunque sea para divertirse…
    Decenas de fotos tengo emulando a Oldfield con su Fairligth..

    Responder
  4. jaimixx

    Me alegro que os haya gustado, mientras escribía he recordado montones de situaciones en las que jugaba a los ordenadores de 8 bits. Grandes recuerdos sobre todo de diversión, algo que me cuesta mucho más con los juegos de hoy día. Por cierto, gracias por la referencia encefalogramaplano.

    Responder
  5. Rio

    Quien no recuerda el poker ‘Disponible para Spectrum, Commodore, Amstrad y MSX’.

    Aunque soy de Spectrum y en España las ventas siempre favorecieron a la máquina de Sinclair (probablemente por precio), reconozco que el mejor hardware en aquella época lo poseía Commodore.

    Responder
  6. Ramalaph

    Joder Jaimixx si no haces un artículo de ZX te mato! :), bueo la verdad esta muy bien el artículo, yo leyendo esto la verdad es que me hizo un poco de dolor de cabeza (soy ZX a muerte hombre!) Aguante Sinclair !…

    Felicitaciones, es corto pero llena…!

    Responder
  7. jaimixx

    Tranquilo Ramalaph el ZX también caerá aunque tocará esperar porque ire alternando ordenadores, consolas y máquinas recreativas pero no puede faltar todo un clásico de los 8 bits.

    Responder
  8. Juan J. Costa

    Hola:

    Nosotros somos un grupo de Mallorca (islas baleares España) que fabricamos artesanalmente hardware para los usuarios de Commodore Amiga, que necesiten hardware nuevo y exclusivo.

    Podéis visitarnos en nuestra web:

    http://www.retro-data.com

    Pues eso, sería un placer estar en contacto para comentar cualquier cuestión sobre los legendarios Amigas.

    Saludos,

    Juan J. Costa

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *