WarCraft: Orcs & Humans (1994)

Aunque ya existían algunas experiencias con la estrategía en tiempo real, no sería hasta mediados de los 90 cuando este género llegara a su máximo esplendor con títulos como Age of the Empires, Dune o el que analizamos hoy: WarCraft. Con WarCraft se impuso el punto de inflexión en la estrategia en tiempo real, pasando de ser un género de minorías a un superventas. Fue desarrollado y publicado por Blizzard en Enero de 1994 en EEUU, y un año más tarde en Europa con la distribución a cargo de Interplay.

WarCraft estaba inspirado por el famoso juego de mesa de estrategia por turnos Warhammer. Emplaza su historia en el reino de Azeroth, un área del mundo ficticio del Universo WarCraft (desarrollado a lo largo de la saga). En esa tierra viven los humanos gobernados por el rey Lane Wyrne III. Un portal dimensional ha sido abierto por el último guardían Thirisfal Medivh, dando paso a una horda de salvajes horcos dirigidos por el Señor de la Guerra Blackhand (controlado secretamente por el brujo Gul’dan), empezando la Gran Guerra entre orcos y humanos.

El videojuego nos permite ponernos a los mandos de cualquiera de los dos bandos. El juego no consiste simplemente en batallar, sino que tiene un montón de funciones, siempre inspiradas por los tópicos de la literatura fantástica. Por un lado tendremos que construir distintos edificios para preparar nuestro ejercito como casas o cuarteles. Para ello deberemos conseguir materias primas como madera u oro, por lo que también necesitaremos casas para los distintos trabajadores, almacenes… A la hora de atacar podíamos coger las distintas unidades, ya fuera individualmente o en grupo, para atacar a las distintas unidades enemigas o a las diferentes construcciones.

Técnicamente no destacaba especialmente, sus gráficos eran bidimensionales y no eran una gran maravilla. El sonido tampoco destacaba especialmente. Pero esto no fue impedimento para el éxito, ya que su punto fuerte estaba en una poderosa inteligencia artificial y una dificultad bien medida. Unido a una historia que engancha y un sistema de juego que, aunque recordaba a Dune, tenía sus pecularidades que lo hacían único.

El juego se convirtió en un autentico superventas y no tardó en salir su secuela. Fue a finales de 1995 con WarCraft II: Tides of Darkness con su correspondiente expansión WarCraft II: Beyond the Dark Portal, que suponían una importante mejora en todos sus aspectos, con unas cifras de ventas muy superiores al original. Tras un tiempo de silencio llegaría en 2002 WarCraft III: Reign of Chaos y la expansión Warcraft III: The Frozen Throne, donde se daba el salto a las tres dimensiones y aumentaba exponencialmente las virtudes del juego. En 2005 se lanzaría World of WarCraft, una versión online que ha revolucionado la forma de jugar a través de la red. Cabe destacar todo el material paralelo que ha tenido la saga, en forma de libros, novelas y comics manga, además de un proyecto para hacer una versión cinematográfica.

En este video podeis ver la intro de WarCraft: Orcs & Humans (1994):

Y en este como se jugaba:

9 pensamientos en “WarCraft: Orcs & Humans (1994)

  1. encefalogramaplano

    Por suerte o por desgracia yo me enganché (y mucho) a la estrategia en tiempo real mucho tiempo después, cuando tropecé con el Age of Empires II. Éste lo recuerdo porque cuando montamos la empresa unos compañeros y yo se puso de moda y el comercial-contable-repartidor-chico-para-todo que era Oswaldo estaba enganchadísimo. Por aquel entonces el que a mí me molaba era el Doom II.

    Responder
  2. Chufoglu

    Con eso de “salto a las tres dimensiones” o considerar bidimensional como un demerito no estoy nada de acuerdo. Solo son tecnicas distintas, yo suelo preferir los juegos en dos dimensiones, pero no considero peor ni mejor a un juego por ser en tres.

    ¿Este juego funciona en XP?

    Responder
  3. jaimixx

    Creo que nome has entendido, con “salto”simplemente me refieroa que fue el primero de la saga en tres dimensiones. Para mi las dos dimensiones no son un demerito ni mucho menos, de hecho al tercera parte es la que menos me convence y soy un gran aficionado a los juegos bidimensionales (de hecho en los juegos de accion considero que los de 2D eran más divertidos).

    Para hacerlo funcionar en XP utiliza un emulador de DOS como el DosBox, que puedes encontrar en los enlaces.

    Salu2

    Responder
  4. Tonikeeper

    Clasico entre clasicos. Todos los ETR le deben algo a Warcraft y aun mas a la segunda parte que ya era la bomba. Hasta Age of Empire II fue el mejor ETR para mi gusto.

    Chao

    Responder
  5. Raiders

    Este si que ha sido el juego de mi vida, pero de todas todas. Viciada enorme al primero, miles de tardes de puro vicio y días con mi vecino pasando la campaña, para meses después, salir el Warcraft2 y ser lo más grande visto nunca.

    Cuando me refería al juego de mi vida, lo decía por el Warcraft2, al que le dediqué maratorianas noches de vicio incontrolado, participar en torneos y ligas (llegué a ser bastante conocido :P) y haciendo amigos que aun a estas alturas mantengo el contacto.

    Siempre serás el mejor War2!

    PD: el modo de juego del SC2 es lo que debió ser el Warcraft3! 🙁
    PPD: si hay versión de Warcraft2 para XP, se llamaba Warcraft2 Battle.net Edition.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *