Wing Commander (1990)

En 1990 Chris Roberts, diseñador de Origin Systems, iniciaría para PC la primera gran saga de videojuegos de ciencia ficción. Esta serie, aunque sería superada años más tarde, sería el referente para los distintos juegos del género posteriores, incluidos los del universo Star Wars.

Su aceptación fue tal que el videojuego terminaría inspirando una película, que sería proyectada en 1999 y que dirigió el propio Roberts, una serie de television y diversas novelas. El videojuego fue promocionado como un simulador de combate espacial en 3D, si bien lo que más se destacó del producto fue la calidad de las escenas cinemáticas que nos iban introduciendo en la historia.

La historia se ambienta en el siglo XXVII, la humanidad se encuentra amenazada por una raza de felinos llamada Kilrathi. Para enfrentarse a ella, se crea la organización multinacional conocida como Terran Confederation, cuya misión es reclutar a los mejores pilotos del planeta. Cogemos el papel de un piloto a bordo del mítico TCS Tiger’s Claw., que pronto conseguirá prestigio y liderará los ataques contra los Kilrathi.

El juego comienza en la nave nodriza, que hacia las veces de menú principal, en la que visitando las distintas habitaciones podíamos obtener información de las misiones a realizar. Después ya pasamos a la acción, teniendo que realizar las diferentes misiones, que suelen consistir en llegar a un punto y destruir algún elemento importante del enemigo. Aunque las misiones son algo monótonas, la historia y las instrucciones de la misión le dan un aspecto más peliculero que ayuda a la inmersión en el argumento del juego. El control del juego es algo complicado, ya que no el título no pretende ser un arcade sino un simulador, algo que le valió en su día la crítica de muchos jugadores.

Wing Commander fue una revolución en el aspecto técnico. Todo se cuidó de una forma excepcional, sacándole todo el jugo a las tarjetas VGA y con un sonido excelente que ambientaba el juego de una forma increible. Aunque los gráficos no son realmente en 3D, la simulación del entorno tridimensional está bastante conseguido. Pero el punto más destacado son las escenas cinemáticas, que ayudan a ambientar una historia ya de por sí bastante cuidada, y que no tenían precedentes de tan alta calidad.

Aunque fue originalmente concebido para PC, pronto habría conversiones para Commodore Amiga, Super Nintendo y Mega CD. El impacto de Wing Commander, más que en el propio juego, vino con juegos posteriores como X-Wing, Tie-Fighter o Conflict: Free Space son evoluciones de éste. El desarrollo del juego llevó años y un gran equipo, algo impensable antes (donde un juego se escribía por una persona) y que definió los canones en los que se movería la creación de videojuegos posterior.

La saga tuvo una gran cantidad de secuelas. Inicialmente vinieron las expansiones para el primer título: The Secret Missions 1 y The Secrets Missions 2. En 1991 vendría Wing Commander II: Vengeance of the Kilrathi, con sus respectivas expansiones Special Operations 1 y Special Operations 2. En 1994 saldrían dos productos, por un lado Super Wing Commander, que era una revisión del juego original para la 3DO con nuevos gráficos, y por otro Wing Commander III con unos sorprendentes gráficos 3D poligonales y secuencias de video protagonizadas por Mark Hammill (Luke Skywalker en Star Wars). En 1996 llegaría Wing Commander IV: The Price of Freedom y en 1997 Wing Commander: Prophecy.

En este video podeis ver cómo es el juego:

4 pensamientos en “Wing Commander (1990)

  1. jaimixx

    La idea de lo de la wikipedia me ronda por la cabaeza y supongo que cuando disponga de más tiempo empezaré a pasar los distintos artículos a la wikipedia, aunque poco a poco porque habría que modificarlos un poco. Pero vamos, que ya se me ocurrió.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *