El Kiosko: Micro Hobby

De nuevo volvemos a hablar de una revista publicada por Hobby Press. En esta ocasión se trata de Micro Hobby, la publicación más importante sobre ordenadores personales centrada en el mundo de los 8 bits. Su estreno data de Noviembre de 1984, cuando salió a la venta al precio de 95 pesetas, con una periodicidad semanal en los primeros 160 números.

La principal característica de la publicación era el enfoque didáctico que se le dió, ya que no se limitaba a comentar hardware y software comercial, sino que también instruía a los lectores en los entresijos de las computadoras de 8 bits. Esto es muy de destacar, sobre todo cuando era una revista enfocada hacia el público adolescente, dotándole de muchos conocimientos básicos de informática e incluso de programación.

En lo que se refiere al software, contaba con unos completos análisis de los juegos más interesantes de la época, pero no se quedaba ahí. La parte más interesante de la revista radicaba en la inclusión de programas en código máquina en sus páginas, para que el lector pudiera tecleearlo en su ordenador y obtener el programa en concreto. Centrándose en este objetivo, Micro Hobby llegó a desarrollar sus propias aplicaciones (como el Cargador Universal de Código Máquina, CUCM) para ayudar al lector a implementar los programas que incluía. Este proceso didáctico fue bidireccional, ya que multitud de lectores que habían aprendido BASIC y código máquina con sus páginas, enviaban a la revista sus propios programas que posteriormente eran publicados. En ocasiones esporádicas (y de forma más continuada en la última época de la revista), dichos programas venían en una cinta de cassete incluida como extra.

Algunas secciones destacadas eran “Aula Spectrum”, sección dedicada a la aplicación de los ordenadores en los estudios; “Los Justicieros del Software”, donde los propios lectores puntuaban y criticaban los programas; “El mundo de la aventura”, centrado en el mundillo de las aventuras conversacionales. Cabe destacar la complicidad e interacción que la revista llegaría a tener con sus fieles lectores.

En lo que se refiere al hardware, dedicó una buena cantidad de páginas al montaje. De esta manera se daban conocimientos de cómo cambiar tipos de memoria, montar nuestro propio joystick, montar emisoras… llegando a unos níveles bastante altos, por lo que también existía la opción de comprar dichos artilugios a la revista.

La revista pasó por diversas épocas, de esta manera su periodicidad pasó a quincenal a partir del número 161, aunque solo durante 22 números, ya que a partir del 184 se establecería definitivamente como mensual hasta la desaparición de la revista tras el número 217. Cuando se retirara la revista aún vendía 25.000 ejemplares, pero la aparición de los ordenadores de 16 bits estaba acabando con el mercado al que estaba enfocado la revista y la falta de producción de programas repercutía en la falta de publicidad, por lo que Hobby Press se centraría en Micromanía y Hobby Consolas.

En este vídeo podeis ver unas entrevista a algunos responsables de la revista:

10 pensamientos en “El Kiosko: Micro Hobby

  1. Neil Parsons

    Para mí fue la mejor publicación con diferencia de entre todas las revistas que habían sobre el ZX Spectrum. Y también fue un honor haber participado en ocasiones en ella con mis programas musicales (¿os suena Magnetic Fields, Islands, Gimme Hope Joanna y To The Unknown Man? pues yo mismo las hice), otros programas (“Calendario” en MH 194), trucos y hasta chistes.

    Saludos
    Ignacio Prini.

    Responder
  2. Santos

    Para mí, todo un icono de adolescencia. Guardo aún con cariño la mayoría de los números, ¡y los sigo leyendo con interés, a pesar del paso del tiempo! Mi hermano y yo incluso fuimos justicieros del Software, lo que a día de hoy es todo un honor de veteranos. ¡Saludos!

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.